Especialidades Optometría

¿Qué ES LA OPTOMETRÍA?

Es diferente hablar de “VISTA” QUE SÓLO OCURRE EN LOS OJOS y de “VISIÓN” que es la relación entre los ojos y el cerebro. La visión consiste en mucho más que ver un 100% y nos permite comprender lo que vemos.

Muchas personas aún viendo bien tienen problemas visuales significativos que les impiden ver cómodamente y sufren de fatiga visual, ojos cansados, dolores de cabeza y de ojos, problemas de concentración… por lo que su RENDIMIENTO VISUAL es muy bajo.

OPTOMETRIA INFANTIL.

Si los padres observan alguna apariencia inusual en el comportamiento visual de los ojos del niño, debe ser examinado tan pronto como sea posible. Una vez que nos aseguremos que no existen problemas, el niño debe ser revisado entre los dos años y medio y los tres y medio, justo antes de la guardería y después anualmente durante los años escolares.

Un diagnóstico y tratamiento a tiempo son esenciales para eliminar con éxito los efectos fisiológicos adversos sobre el desarrollo visual, y quizás más importantes, los posibles efectos adversos sobre el desarrollo a nivel cognoscitivo, emocional y psicosocial del niño.

BAJA VISION

La baja visión es una pérdida de la visión que hace que las tareas diarias sean difíciles de realizar para las personas que la padecen, pueden encontrar dificultades en la lectura, la escritura, ir de compras, ver televisión, o reconocer caras.

Nuestro objetivo es potenciar al máximo el resto útil de su visión, mediante lupas, microscopios o telescopios, atriles, lámparas especiales y así conseguir que puedan seguir disfrutando de actividades que creía perdidas por culpa de su limitación visual.

LESIONADOS CEREBRALES.

Se estima que más del 40% del cerebro está dedicada a la función visual, por lo que no es sorprendente que la gran mayoría de personas con daño cerebral o que han sufrido un traumatismo craneoencefálico tienen problemas visuales de uno u otro tipo. Estos problemas pueden ir desde una visión borrosa o doble, dificultades para realizar movimientos precisos de los ojos, mal control de la acomodación o enfoque; campo visual; pupilas; localización espacial y esquema corporal; sistema vestibular, propioceptivo y equilibrio…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies